La vuelta al mundo en ochenta días

La vuelta al mundo en ochenta días

Revolviendo en la biblioteca de la casa encontré un libro que tenía años sin mirar y había olvidado por completo. Me refiero a una de las obras de Jules (o Julio) Verne: “La vuelta al mundo en ochenta días”. No recordaba que fuese tan entretenido. Por esta y otras razones que ya te explicaré te lo voy a recomendar. Solo sigue leyendo.

La historia

Phileas Fogg es un inglés que mantiene una rutina digna de una máquina. Su vida social es prácticamente nula, aparte de la partida de cartas que juega religiosamente con sus compañeros del club.

En una discusión sobre el tiempo que se tardaría en dar la vuelta al mundo, el tranquilo caballero termina apostando una suma importante a que puede lograrlo en ochenta días. No importa si hay catástrofes naturales, cambios en los horarios de los transportes o cualquier otro incidente imprevisto. Acordada la apuesta, Fogg se dispone a emprender inmediatamente el viaje.

De esta forma, el sedentario inglés inicia una aventura de lo más alocada, acompañado por su criado Passepartout, quien no termina de entender la determinación de su amo. A su vez, Phileas Fogg se verá perseguido por un policía que le cree el ladrón de una pequeña fortuna.

Como puede esperarse de semejante empresa, habrá toda clase de problemas, inconvenientes y retrasos. A pesar de esto, Phileas Fogg afrontará todos los obstáculos como un verdadero inglés: sereno y seguro de sí mismo.

Perfil lector y edad recomendada

Este libro lo recomiendo a partir de los 15 años. Aunque es una obra “amigable”, por decirlo de alguna manera, el contexto y los detalles de las descripciones podrían resultar pesados o incomprensibles para lectores más jóvenes (no es una camisa de fuerza, por supuesto). Aparte de esto, es una historia que puede gustar a quienes:

  • Buscan una lectura ágil, fluida, con capítulos cortos pero concentrados.
  • Se interesan por la geografía, la historia y los medios de transportes del siglo XIX.
  • Les gustan las historias sobre aventuras o viajes, como mucho movimiento, sorpresas y complicaciones.
  • Prefieren las narraciones en tercera persona, con un toque de humor o ironía bien trabajados.

Mi opinión

“La vuelta al mundo en ochenta días” me parece un libro delicioso. La historia es interesante, los personajes están descritos con mucha precisión, con los detalles justos y necesarios. Lo que más me gustó fue el dinamismo del relato. La acción tiene el lugar principal y los diálogos contribuyen a mantener el interés durante toda la obra.

Me encanta también el sentido del humor que se cuela a lo largo del libro: situaciones graciosas e imprevistas, malentendidos, confusiones, choques de personalidades, etc. El estilo del narrador es agradable y realiza comentarios irónicos, inteligentes o divertidos mientras te cuenta las aventuras del excéntrico Phileas Fogg.

Es de esos libros que equilibran muy bien un lenguaje cuidado y culto con una expresión cercana y asequible. No le sobra nada. Además, si te haces con un mapa del mundo, podrás viajar por lugares reales de finales del siglo XIX.

En resumen, “La vuelta al mundo en ochenta días” se devora con rapidez y te deja con ganas de releerla. Por eso, si te entusiasman los libros de viajes, este es uno de los indispensables.

¿Quieres saber más?

Encuentra más información sobre este encantador libro pulsando en la imagen o en el enlace de abajo.

la vuelta al mundo en ochenta días

AUTOR: Jules Verne (Francia)

EDITORIAL: ANAYA INFANTIL Y JUVENIL

IDIOMA ORIGINAL: francés

VALORACIÓN EN AMAZON: 4,5 de 5

MI VALORACIÓN: 10 de 10

10 estrellas

Imagen superior de Ylanite Koppens en Pixabay


Te puede interesar…


Valora esta entrada
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.